Alojamiento

Grand Floridian, la joya victoriana de los resorts de Disney World

Si algo es destacable de los resort Disney es su capacidad para mimetizarse con su intención temática. Al igual que el parque temático, se trata de conseguir que nos adentremos en un mundo de fantasía, algo que consiga hacernos creer que hemos viajado a otra realidad. Comenzamos un recorrido “deluxe” por el Grand Floridian Resort & Spa, una opción atemporal donde se unen la modernidad y el lujo con el estilo victoriano a lo más Palm Beach.
Su historia se remonta a los años 60, a punto de convertirse en un parque temático sobre Asia en los inicios del Walt Disney World. Del mundo asiático dio un salto doble y acabó convirtiéndose en una maravilla arquitectónica que evoca el paraíso costero de Florida.

El «toque florida»: estilo victoriano

Es cierto que la temática Disney no se refleja en su arquitectura, ámbito que bebió de la inspiración del hotel Coronado (San Diego, California). Las palmeras y el ambiente casi caribeño se diluyen entre viviendas de lujo sacadas de otra época. Como resort de lujo, se inspiró en los complejos victorianos construidos en la costa este de Florida entre el siglo XIX y XX.

Grand Floridian, la joya victoriana de los hoteles Disney

Comparación de los dos grandes hoteles victorianos de Coronado y Florida

Una «Buena Vista» del lago

Viajar a Disney será un sueño cumplido para los más pequeños. Conocerlo desde un resort con una panorámica idílica al lago Buena Vista será una delicia para los adultos. Junto con el Disney’s Contemporary Resort y Disney’s Polynesian Resort, el Grand Floridian se encuentra a la orilla de la laguna artificial Siete Mares. De entre sus estancias, algunas no tienen la suerte de posicionarse ante el lago, por lo que si lo que quieres es despertar y sentirlo a tus pies tendrás que rascar un poco más el bolsillo.

Grand Floridian, la joya victoriana de los hoteles Disney

Lago del resort

Un resort en el que una habitación estándar puede albergar cinco personas (en 37 m²) ya anuncia que será un alarde de comodidades. De hecho, según la Walt Disney Company, es considerado el resort insignia de la compañía.
De entre sus 867 estancias, podemos elegir según lo que queramos pagar y los extras a los que no queremos renunciar. Por 574 $ encontraremos una habitación básica con vistas al jardín (nada desdeñable). Pero si lo que quieres es un viaje a todo tren, por 2.047 $ conseguirás la mejor suite del resort con capacidad para 8 adultos, en la que el lujo es la máxima por excelencia.

No solo se paga el lujo, la localización también es un punto clave a la hora de decantarse por un hotel en concreto. El Grand Floridian está incluido en el trayecto del monorraíl del parque temático Magic Kingdom. ¡Y solo a una parada!

Relax después de un día de diversión

Los niños tienen esa batería inagotable que hace que vivan el momento sin importar el cansancio. Pero los mayores necesitan desconectar y reponer fuerzas tras bajar del mundo Disney y sus espectaculares atracciones. Pese a ser inaugurado el 28 de junio de 1988, hubo que esperar hasta 1997 para que consiguiera su categoría de Spa.

Grand Floridian, la joya victoriana de los hoteles Disney

Instalaciones del spa

Podemos decir que fue a finales de los 90 cuando ganó su distinción de «spa» y se convirtió en una de las opciones más completas. De este modo, ofrece un plus de comodidad innegable: la opción de recibir una serie de tratamientos corporales y faciales. ¿Quién se negaría a un relajante masaje después de pasar horas en acción?

¿Y de comer?

Para comer puedes elegir el comedor, una comida temática o una cena casual. Si quieres distinción, tus opciones son los salones Victoria & Albert, Cítricos o Mizner. El primero enlaza la máxima elegancia con la alta cocina americana. El segundo ofrece comida mediterránea (algo que siempre emociona ver cuando sales de España), en un ambiente distinguido donde podrás observar las creaciones Disney. El segundo está dedicado al puro ocio. Podrás escuchar jazz en vivo mientras te deleitas con un cóctel y te relajas en sus cómodos asientos.

Grand Floridian, la joya victoriana de los hoteles Disney

Comedor

Para los amantes de la rapidez, disponen del servicio rápido en Gasparilla Island Grill, Beach Pool Bar y Courtyard Pool Bar. O lo que es lo mismo, puestos donde refrescarnos y disfrutar de un exquisito aperitivo, ya sea en el edificio, la piscina o en el jardín. Lo que está claro es que queremos ver a nuestros personajes Disney favoritos. Por ello crearon el 1900 Park Free, para desayunar, tomar el té o cenar junto a nuestros entrañables amigos de la pantalla.

Si queremos rizar el rizo, podemos reservar los salones para celebrar una fiesta inolvidable…¿Quién no ha soñado con una boda de cuento de hadas? Viajar a Disney World es una de esas cosas que grandes y pequeños albergan en su lista de cosas por hacer, con el consiguiente esfuerzo económico que supone la idea de algo que pasa “una vez en la vida”. Si buscas unas vacaciones en familia en un entorno inigualable y no reparas en gastos, el Grand Floridian Resort & Spa lo tiene todo: diversión y lujo al mismo tiempo.

Previous post

Kilimanjaro Safaris, una peligrosa ruta por la selva salvaje

Next post

Saca tu lado más salvaje en Disney's Animal Kingdom Lodge

Gonzalo Mendo

Gonzalo Mendo

Colaborador en Gaming Busters. Me gusta escribir sobre todo a lo que poder sacarle esa parte imaginativa que tanto gusta.